Garcilla bueyera

Bubulcus ibis

Este pequeño ardeido debe su nombre a la costumbre de posarse sobre el ganado bovino para capturar los insectos que le molestan y que levanta a su paso. Además de insectos, incluye en su dieta pequeños crustáceos, peces, anfibios y micromamíferos.
 

Gracias a su adaptabilidad, es una especie que está en expansión, a pesar de que la industrialización y la desecación de muchas zonas húmedas de Europa suponen una limitación.

Hábitat Natural

Desde el centro y sur de América del Norte hasta Chile y Argentina, África, Madagascar, sur y sureste de Europa, sureste asiático, Australia y Nueva Zelanda. 

Garcilla bueyera
  • Distribución / Residente
  • Reproductor
  • Hivernante
  • Subespecies

Grado de riesgo

  • Extinta
  • Extinta en estado salvaje
  • En peligro crítico
  • En peligro
  • Vulnerable
  • Casi amenazada
  • Preocupación menor
  • Datos insuficientes
  • No evaluada
Preocupació menor

Taxonomía

Clase
Aves
Orden
Ciconiiformes
Familia
Ardeidae

Características físicas

340-390 g
Birth Weight:
46-56 cm
Más de 10 años

Biología

Habitat
Humedales
Vida social
Gregaria
Alimentación
Insectívora

Reproducción

Gestación
22-26
Días
Cría
1 a 9

Descubre cómo son

Biología

Descripción

Pequeña ave ardeida de unos 50 cm de altura y peso cercano a los 500 gramos, distinguible de otras ardeidas de la península ibérica por su aspecto más robusto y unas patas más cortas. Presenta un plumaje blanco nuclear durante el invierno, que adopta tonos anaranjados y vistosos plumajes dorados en el pecho, la cabeza y el dorso durante la época reproductiva. Tiene un pico robusto y de color amarillento que adquiere una coloración mucho más anaranjada durante la primavera.

 

Debe su nombre a la costumbre de permanecer entre el ganado bovino para capturar los insectos que este levanta e incluso los que le molestan, por lo que no duda posarse sobre sus cuerpos.

Hábitat

Especie tropical y subtropical, se encuentra repartida en pequeñas colonias por todo el mundo en las zonas de pasto y arrozales semiinundados de climas cálidos y mediterráneos. La subespecie que vive en el Mediterráneo es la misma que se encuentra en toda África y que, durante el siglo pasado, colonizó América.

Alimentación

Además de los insectos, incluye en su dieta pequeños crustáceos, peces, anfibios y micromamíferos.

Reproducción

Aunque no se puede definir una época reproductiva concreta en las poblaciones tropicales, fuera de los trópicos suele empezar a nidificar a finales de invierno y tiene los primeros polluelos a principios de la primavera. Aunque se considera monógamo, recientes estudios muestran un carácter algo promiscuo, que haría aumentar la tasa reproductora de los machos. Nidifica de manera colonial, generalmente con asociación de otras especies, en especial ardeidas pero también con cigüeñas, ibis o cormoranes. Hace nidos en cañales, arbustos y árboles, con una cierta tolerancia a las áreas con una influencia humana directa, y los construye con ramas y diferentes tipos de vegetación. Suele poner entre dos y cinco huevos de un color que puede ir del azul pálido hasta el verde o el blanco, y son incubados por ambos miembros de la pareja entre 21 y 26 días.

Conducta

Sedentario en toda su área de distribución, solo se observan grandes movimientos entre las áreas de cría o descanso nocturno y las áreas de alimentación, que a veces se pueden encontrar a varios quilómetros de distancia. La dispersión de los jóvenes amplía su rango de influencia de manera importante.

Estatus y programas de conservación

Gracias a su plasticidad, es una de las pocas ardeidas que está en expansión, aunque la industrialización y desecación de las zonas húmedas de Europa son una limitación muy importante para las poblaciones. A pesar de todo, seguramente es la ardeida con un mayor número de ejemplares del planeta, hecho que ha producido algunos conflictos con los humanos en algunas áreas de pasturaje o nidificación.

 

El Parque Zoológico de Barcelona cría esta especie desde hace muchos años y ha liberado ejemplares en distintos parques naturales de Cataluña. Además, en el recinto del Zoo hay una colonia silvestre de ardeidas en la cual crían cada año algunas parejas de garcilla bueyera (actualmente se ha calculado que oscila entre las treinta y las cincuenta parejas).