Anaconda común

Eunectes murinus

La anaconda común es una serpiente constrictora de la familia de las boas que quizás es la serpiente más grande del mundo, rivalizando con el pitón reticulado del sudeste asiático.

 

Se puede encontrar en las cuencas de los grandes ríos tropicales sudamericanos, en las regiones selváticas y en las zonas de sabana inundable, aprovechando las balsas más o menos temporales.

 

De costumbres bastante acuáticas, nada muy bien y es un poderoso depredador que puede capturar mamíferos, aves, peces y caimanes.

Hábitat Natural

América del Sur, en las cuencas de los ríos Amazonas y Orinoco, y en otros lugares de Brasil, Bolivia, Colombia, Ecuador, Guayana, Guayana Francesa, Surinam, Perú, Paraguay, Venezuela y la isla Trinidad. Hay pequeñas poblaciones introducidas en el estado de Florida, en Estados Unidos. 

América del Sur
  • Distribución / Residente
  • Reproductor
  • Hivernante
  • Subespecies

Grado de riesgo

  • Extinta
  • Extinta en estado salvaje
  • En peligro crítico
  • En peligro
  • Vulnerable
  • Casi amenazada
  • Preocupación menor
  • Datos insuficientes
  • No evaluada
No avaluat

Taxonomía

Clase
Reptilia
Orden
Squamata
Familia
Boidae

Características físicas

Más de 100 kg
Birth Weight:
Hasta 8 metros
Más de 30 años en cautividad

Biología

Habitat
Selva
Vida social
Solitaria
Alimentación
Carnívora

Reproducción

Gestación
120 - 210
Días
Cría
20 - 40 huevos

Descubre cómo son

Biología

Descripción

Es una gran serpiente de cuerpo pesante y cabeza ancha. El color de su cuerpo es verde oliva o gris verdoso, con grandes manchas dispuestas irregularmente. En la parte baja de los flancos presenta una serie de anillos oscuros con ocelos naranjas.

 

Las hembras, mucho más grandes que los machos, llegan a un término medio que va entre 5 y 7 metros de largo y un peso de 45 a 180 kg, mientras que los machos como máximo llegan a una longitud de dos metros y medio.

Hábitat

Estas grandes serpientes semiacuáticas habitan en las corrientes de agua dulce de curso lento y poca profundidad de las selvas tropicales, así como en las zonas inundadas de las sabanas arboladas húmedas y las extensiones abiertas herbáceas de los pantanales..

Alimentación

Se alimenta de una gran variedad de mamíferos como capibaras, pecaris, ciervos y roedores, pero también puede comer pájaros acuáticos, peces y caimanes. Los ejemplares más grandes pueden tragar incluso animales tan grandes como tapires o jaguares.

Reproducción

El apareamiento de la anaconda común se produce entre los meses de abril y mayo. Las hembras atraen a los machos mediante señales olfativas, y es normal que hasta una docena de machos se enrosquen alrededor de la hembra para intentar copular. Es una especie ovovivípara que da a luz a crías vivas después de entre cinco y siete meses de incubación dentro de la madre. Los partos se producen en aguas poco profundas por la tarde o por la noche al final de la temporada húmeda, y salen una media de entre veinte y cuarenta crías por parto. Normalmente, las hembras se reproducen solo cada dos o tres años. 

Conducta

Las anacondas comunes nadan muy bien y pasan la mayor parte del tiempo dentro del agua, aunque también pueden salir y subirse a las ramas de los árboles que se encuentran cerca o sobre los cursos de agua. Caza principalmente a animales que se aproximan al agua para beber, a los que ataca por sorpresa, agarra con las mandíbulas y asfixia con la presión de los anillos enroscados alrededor. Se traga las presas enteras, de manera que la digestión de animales grandes puede durar varias semanas.

 

A parte del ser humano, el único enemigo natural de las anacondas adultas es el jaguar.

Estatus y programas de conservación

El peligro principal para la anaconda común es la destrucción y la degradación de su hábitat. En algunas zonas de su amplia área de distribución las poblaciones se van haciendo más escasas e incluso se da por extinguida en Argentina.